«El Sexo a Cambio de Comida era Habitual en La Gran Familia»

* Salen a la luz los relatos de menores alojados en el albergue de Michoacán, regentado por Rosa Verduzco, más conocida como «Mamá Rosa»

ABC.es.- En medio de una gran polémica entre defensores y detractores de Rosa Verduzco, conocida como «Mama Rosa», la máxima responsable del alberque «La Gran Familia, poco a poco van saliendo a la luz declaraciones de algunos de los jóvenes, la mayoría menores de edad, que relatan gran cantidad de atrocidades.

Así, una joven dijo que fue retenida en el albergue a pesar de haber cumplido los 18 años, que fue violada por uno de los administradores del albergue y quedó embarazada. El hombre luego la golpeó para provocarle un aborto.

Otros niños han asegurado que era común tener sexo con chicos mayores que habitaban el albergue, para conseguir comida o ropa, mientras que las autoridades aseguran que algunos empleados del albergue abusaban de los menores.

«A mí una vez me pegaron hasta que ya no respiraba. Me dejaron en el piso y cuando me desperté, estaba encerrado en el pinocho». Son las declaraciones a la agencia Reuters de un chico de 11 años, refiriéndose a un pequeño baño que era utilizado como lugar de castigo.

Un funcionario de la fiscalía dijo que en el albergue encerraban a los niños por largos períodos de tiempo sin comida ni agua.

El propio fiscal general, Jesús Murillo, ha mostrado su sorpresa porque «el propio Gobierno, en muchas ocasiones tanto el local como el federal, auxilió a esta organización y tenían el apoyo también de organizaciones locales e internacionales, y que contaba con prestigio para todos».

El lugar, al que el jueves tuvo acceso un grupo de reporteros, olía a orina y heces, a pesar de que las autoridades sacaron el día anterior más de 20 toneladas de basura y realizaron una fumigación tras encontrarse con cucarachas, chinches y ratas.

Rosa del Carmen Verduzco, una mujer de 79 años que fundó la casa hogar hace más de 50 años, quedó detenida el martes junto con otras ocho personas, aunque tras prestar declaración fue hospitalizada por una crisis nerviosa.

La noticia sorprendió a la sociedad de Zamora, una pequeña ciudad de 141.000 habitantes en el occidental estado mexicano de Michoacán, y causó reacciones de políticos e intelectuales que admiraban la tarea que Verduzco, conocida como «Mamá Rosa», realizaba con niños abandonados o enviados allí por sus padres por problemas de conducta, delincuencia o consumo de drogas.